El Cannabis


Falsos mitos del Cannabis

El cannabis no hace daño porque es natural. El cannabis no es menos dañino que otras drogas por ser natural. Existen muchas drogas naturales que han demostrado sus efectos devastadores, como el opio. Además, ni siquiera es cierto que sea del todo natural, ya que muchas plantas están manipuladas genéticamente.
El cannabis ayuda a aliviar el estrés. Uno de los posibles efectos del cannabis es el de relajación. Sin embargo, este efecto depende de muchos factores, como la variedad de la planta, la calidad, la cantidad, el estado de ánimo de la persona que consuma, etc. Además, hay que tener en cuenta que los componentes del cannabis inciden directamente en el Sistema Nervioso Central, lo que altera el mecanismo que regula nuestro estado de “alerta y relajación”, por ello puede provocarnos efectos no esperados, como angustia, nerviosismo o ansiedad.
El cannabis no causa adicción. No es cierto. El consumo continuado puede generar dependencia, especialmente cuando se consume en la adolescencia.
Fumar porros es menos perjudicial que fumar tabaco. En realidad, el cannabis tiene una mayor concentración de componentes nocivos que el tabaco (un 50% más).
El cannabis no puede ser malo si se utiliza en medicina. Que algunos principios activos del cannabis sean terapéuticos en algunos casos clínicos muy específicos no significa que sea saludable.
Desde siempre se han fumado porros y no pasa nada. La concentración de THC en el cannabis no es la misma que la que se consumía entre las décadas del 60 y los 80. Ahora es 6 veces más potente y por lo tanto, más peligrosa.

[Aviso legal]   [Política de cookies]     

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies